En 1926, Don Roman Rosell compra en Catriló, La Pampa, el establecimiento La María Pilar, que se dedica a la cría vacuna, lanar y equina.